VER MAS NOTICIAS

Comparte este artículo

Compartir en FacebookCompartir en Twitter
La cuenta regresiva para la temporada estival ya empezó y muchos buscan distintas alternativas para bajar esos kilos ganados en el invierno. Macarena Trujillo, nutricionista de Vidaintegra, nos revela algunas verdades sobre las dietas alimenticias y entrega consejos para perder peso de forma exitosa sin el temido efecto rebote.

Mito 1. Para adelgazar es necesario comer varias veces al día.
Verdadero.
“Lo ideal es alimentarse cada tres horas como máximo y una hora y media como mínimo. Si uno pasa más de ese tiempo sin comer, la mayoría de lo que se ingiere después se absorberá rápidamente como grasa”, dice Macarena Trujillo, nutricionista de Vidaintegra.

Mito 2. Las dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas son la mejor opción para bajar de peso.
Falso.
“Las dietas equilibradas son las mejores, es decir, aquellas que integran todos los macro nutrientes, por ejemplo, la dieta mediterránea. Actualmente no existe el concepto de una dieta en la cual se eliminen cosas”, explica la nutricionista, quien también destaca que hay que considerar que cada persona es distinta por lo que los requerimientos alimenticios son diferentes.

Mito 3. Todo lo que se come después de las 20:00 horas el organismo lo convierte en grasa.
Falso.
“Si una persona come pequeñas cantidades a lo largo del día no va a engordar al comer a las 20:00 horas, es distinto si alguien concentra toda su alimentación en la noche. En este último caso, efectivamente el organismo va a convertir en grasa y es posible engordar”, afirma la profesional de Vidaintegra, quien además insiste en la importancia de tener horarios definidos para realizar las cuatro comidas, junto con colaciones máximo cada tres horas.

Mito 4. Mientras más ejercicio realice más voy a bajar de peso.
Falso.
Lo que permite el ejercicio es acelerar el metabolismo, “esto hace que se quemen más calorías, pero si es que esto no va acompañado con una buena alimentación no significa necesariamente que bajará más de peso. Sin embargo, no hay que olvidar que el ejercicio es un buen aliado al momento de someterse a un plan de alimentación”, señala la nutricionista.

Mito 5. Los té rojo y verde ayudan a quemar grasas.
Verdadero.
“Ambos son buenos antioxidantes que queman grasas. Yo sugiero tomar tres tazas al día”, recalca la nutricionista. Además recomienda tomar en ayunas un vaso chico de jugo de pomelo, limón o piña, porque “aceleran el metabolismo, aumentan la digestión y limpian nuestra sangre”.

Mito 6. La edad no hace la diferencia al momento de hacer una dieta.
Falso.
“El factor edad tiene que ver con la lentitud de bajada. No existe ninguna persona que no pueda bajar de peso naturalmente, sin embargo, la diferencia es que el tiempo que una persona adulta necesite para lograr su objetivo es mayor al de un adolescente”, dice la profesional.

Mito 7. El efecto rebote es culpa de las dietas express.
Verdadero.
“Hay dos factores que permiten que se dé el efecto rebote, primero, con las dietas express no aprende a comer, se suprimen ciertos alimentos por un período determinado y, segundo, el cuerpo se somete a un gran estrés. Cuando la persona termina la dieta y vuelve a alimentarse normalmente, se produce un desorden absoluto y el cuerpo metaboliza a su antojo los alimentos, por eso después de estas dietas rápidas siempre se vuelve a subir de peso”, indica Macarena Trujillo.

Mito 8. Los alimentos light ayudan a adelgazar.
Falso.
Para la especialista, existe un concepto errado de este tipo de alimentos. “La gente tiende a confundir lo light con cero calorías y esto es errado. Lo mismo sucede con los alimentos integrales, por ejemplo, un pan integral tiene más calorías que un pan blanco. Lo importante es saber moderarse, uno podría, incluso, tener una alimentación saludable tomando té con azúcar”.

Mito 9. No es necesario pasar hambre para perder peso, solo hay que saber qué alimentos comer.
Verdadero:
El qué, el cuánto y a qué hora son claves en una dieta alimenticia. “Mientras más equilibrio mejor, considerando lo que cada persona necesita. No todos los metabolismos son iguales, hay algunos que engordan comiendo pan y, otros, con galletas, por eso antes de someterse a una dieta es bueno consultar a un especialista”, aclara la profesional de Vidaintegra.

Mito 10. Ingerir líquido junto a las comidas engorda.
Verdadero.
“En el desayuno, almuerzo, once y cena es preferible no ingerir líquidos para realmente captar lo que el estómago necesita para saciarse, porque es en esos horarios en los que la gente necesita alimentarse y la idea es no quedar con hambre. Lo que hace el agua es generar una falsa sensación de saciedad que se va acabar a la media hora. Fuera de esos horarios la ingesta de agua es muy buena, ya que baja la ansiedad y libera toxinas”, enfatiza la nutricionista.


Tips para bajar de peso

  • Agrega alimentos a tu dieta. Elige en cada comida dos verduras que más te gusten (espinaca, zanahorias, coliflor etc…) y añádelas a tu porción de proteína (una pechuga de pollo, o carne, por ejemplo). Como los vegetales contienen fibra te sentirás más satisfecha(o) con menos calorías.
  • Evita aderezos ricos en cremas. En su lugar, aliña con un chorrito de limón, o una vinagreta ligera y aceite de oliva en poca cantidad.
  • No te prives de los alimentos que te gustan, pero consúmelos con moderación. Sírvete una porción y no repitas, especialmente si es un plato de alto contenido calórico.
  • Sustituye los ingredientes por algo más ligero. ¿Te encanta la pasta? Sírvela con salsa de tomate en lugar de la salsa Alfredo, más alta en calorías.
  • No te saltes comidas. Cuando comes frecuentemente (en pequeñas cantidades, se entiende), el metabolismo se acelera y se queman muchas más calorías que si pasas horas y horas sin ingerir alimento.
  • Si tienes hambre antes de acostarte, olvídate del helado o cualquier alimento azucarado. En su lugar, come una rebanada de pavo magro o un puñado de frutos secos.
  • Limita el consumo de alcohol. Contiene más calorías por gramo que los carbohidratos y las proteínas, así que usa tu fuerza de voluntad para limitarte a una copa de vino u otro tipo de trago.
  • Usa platos y vasos más pequeños. Se verán llenos con menos cantidad de alimentos, así consumes menos calorías y visualmente no notarás la diferencia.
  • Ve al supermercado con una lista específica y no compres por impulso. Así evitarás tentarte con dulces o galletitas.
  • Aunque no vayas al gimnasio, realiza algún tipo de ejercicio. Caminar alrededor de la cuadra, andar en bicicleta, jugar ping pong, son algunos ejemplos de las actividades que te ayudan a mantenerte en forma sin poner un pie en el gimnasio. Mientras más te motiven y agraden, mejor.